El número de contratos registrados a personas con discapacidad en Centros Especiales de Empleo cayó un 12,3% entre julio de 2018 y junio de 2019 hasta los 7.336, según datos oficiales a los que ha tenido acceso Servimedia.

Las cifras señalan que el mes en el que más bajó el número de contratos fue agosto de 2018, cuando cayeron un 26,3%. Las provincias en las que más bajaron este número de contratos fueron Soria, con un descenso del 80%; Lérida, donde el descenso fue del 61,4%; Palencia, con una bajada del 60,5%; y Teruel, donde la caída alcanzó el 50% entre los pasados julio y junio.

En cifras absolutas, en julio de 2018 había 8.365 contratos registrados, de los cuales 4.999 correspondían a hombres y 3.366 a mujeres; mientras que en junio de 2019, de los 7.336 contratos 4.474 afectaban a hombres y 2.862 a mujeres.

En junio de este año, las provincias con más contratos de este tipo eran Madrid (con 1.273), Barcelona (733) y Sevilla (461); mientras que Soria, con un único contrato; Ceuta, con 7; Teruel, que cuenta con 8; y Ourense con 9 se sitúan en la parte baja de la tabla.

En términos porcentuales, las provincias donde más crecieron este tipo de contratos fueron Segovia, donde el aumento fue del 260% (ya que pasaron de 5 a 18); Ávila, con una subida del 127,3% (donde se ha pasado de 11 a 25); y Zamora, que registró un aumento del 54,5% (donde subieron de 11 a 17). No obstante, la tabla la encabezaron las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla con unas subidas del 600% y del 266,7%, respectivamente; aunque al analizar las cifras absolutas se observa cómo en Ceuta se pasó de uno a siete y en Melilla de tres a once.

La normativa establece que “los Centros Especiales de Empleo son empresas cuyo objetivo principal es el de proporcionar a los trabajadores con discapacidad la realización de un trabajo productivo y remunerado”, de manera que sea adecuado a sus características personales y que facilite su integración laboral en el mercado de trabajo.

Este programa de contratación está destinado a los trabajadores de los Centros Especiales de Empleo que tengan parálisis cerebral, enfermedad mental o discapacidad intelectual con un grado de minusvalía reconocido igual o superior al 33%; o bien a personas con discapacidad física o sensorial con un grado de minusvalía reconocido igual o superior al 65%.

BRECHA DE GÉNERO

Al analizar los datos por género, se observa cómo las mujeres son las más perjudicadas, ya que sus contratos han caído un 15% mientras que los de los hombres lo hicieron un 10,5%.

Para este tipo de empleos, la Administración otorga una subvención de 1.200 euros anuales a las empresas por cada trabajador con discapacidad para financiar los costes laborales y de Seguridad Social derivados de su contratación, que podrá ser indefinida o temporal, siempre que supere los seis meses.

Además, la subvención se irá reduciendo en función de la duración de los contratos, así como en función de la duración de la jornada en el supuesto de que el contrato sea a tiempo parcial.

https://www.servimedia.es/noticias/1171723

El Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (Cermi) avaló este jueves "los criterios interpretativos sobre los nuevos beneficios para trabajadores autónomos con discapacidad sobrevenida" establecidos por la Tesorería General de la Seguridad Social (TGSS) porque "aportan claridad y seguridad, por lo que harán más fácil el acceso a los mismos y favorecerá el mantenimiento de las personas que adquieren una discapacidad en el trabajo autónomo que venían ejerciendo".

La TGSS ha establecido criterios interpretativos sobre el alcance y aplicación de las nuevas disposiciones legales en materia de beneficios en las cuotas a la Seguridad Social de trabajadores autónomos con discapacidad sobrevenida, consecuencia de los cambios introducidos por el Real Decreto-ley 20/2018, de 28 de diciembre, que reformaba el Estatuto del Trabajo Autónomo (Ley 20/2007).

Hasta ese cambio legal, propuesto por el Cermi, los trabajadores que adquirían una discapacidad siendo ya autónomos no tenían derecho a acogerse a ninguna reducción en sus cuotas sociales, si continuaban su actividad, como sí les sucedía a los trabajadores con discapacidad previa que se constituían como autónomos.

El documento de criterios interpretativos de la TGSS, que pretende aclarar todos los aspectos de aplicación de estos nuevos beneficios (y al que ha tenido acceso el Cermi), distingue según la casuística y enumera varios supuestos de hecho, formulando una directriz para cada uno de ellos.

Así, se precisa que cuando la actividad por cuenta propia se ha iniciado antes del 1 de enero de 2019 y la discapacidad se ha reconocido después de esta fecha, ante la ausencia de disposición transitoria en la norma (artículos 32.9 bis y 32.10 de la Ley 20/2007, modificados por el Real Decreto-ley 28/2018), se considera reconocible el derecho a disfrutar de los beneficios.

Por el contrario, cuando la actividad por cuenta propia se ha iniciado antes del 1 de enero de 2019 y la discapacidad se ha reconocido antes de esta fecha, pero después del inicio de la actividad, en este caso, se considera no reconocible el derecho a disfrutar de los beneficios.

Otro caso es cuando el trabajador ha disfrutado de los beneficios del Régimen Especial del Trabajo Autónomo (RETA) y con posterioridad se le reconoce la discapacidad; en este supuesto se reabre nuevo derecho a percibir los beneficios, lo cual tiene todo el sentido pues responde a una situación distinta (ahora derivada de discapacidad)

La TGSS también establece criterios para el cao de que el trabajador disfrute de tarifa plana con base en los artículos 31 y 31 bis (no discapacidad) del Estatuto del Trabajo Autónomo, y mientras esté en esta situación se le reconoce la discapacidad. Cuando se dé ese supuesto, se le reconoce nuevo beneficio sobre la base de la discapacidad, extinguiéndose el anterior. "La interpretación se revela correcta, pues responde a una situación distinta (ahora derivada de discapacidad)", subraya el Cermi.

Finalmente, para el supuesto de que el trabajador disfrute de tarifa plana sobre la base de los artículos 32 y 32 bis del Texto legal citado (distinto a discapacidad, por ejemplo, víctima violencia de género) y mientras esté en esta situación se le reconoce la discapacidad, se reabre nuevo beneficio extinguiéndose el anterior.

La valoración del Cermi a esta pauta es favorable, "pues responde a una situación distinta (ahora derivada de discapacidad), aunque las condiciones del beneficio fueran las mismas".

"En cuanto al plazo solicitar el beneficio por discapacidad sobrevenida, no lo hay, ya que la norma legal modificada no dispone nada al efecto, lo cual es consecuencia lógica", razona el órgano de representación de la discapacidad.

Para el Cermi, estos criterios interpretativos sobre los nuevos beneficios para trabajadores autónomos con discapacidad sobrevenida "aportan claridad y seguridad, por lo que harán más fácil el acceso a los mismos y favorecerá el mantenimiento de las personas que adquieren una discapacidad en el trabajo autónomo que venían ejerciendo".

https://www.servimedia.es/noticias/1171589

España ha obtenido resultados muy positivos, de hecho los mejores hasta la fecha, en su participación en investigación en salud en el marco de Horizonte 2020, el actual programa europeo de investigación. Europa trabaja sobre siete retos sociales para otros tantos ámbitos; en la convocatoria 2019 del denominado Reto Social 1, Salud, Cambio Demográfico y Bienestar, España ha obtenido los mejores registros en este ámbito hasta la fecha

Los últimos datos confirman una evolución exitosa de España en la investigación europea desde 2014, año de inicio de Horizonte 2020, que será sustituido en 2021 por el nuevo programa europeo de investigación, denominado Horizonte Europa.

El Reto Salud es, de los 7 retos sociales establecidos en el marco de Horizonte 2020, el que dispone de mayor financiación. Busca financiar proyectos de investigación colaborativos enfocados a mejorar el bienestar social, el desarrollo de nuevas terapias y de los sistemas sanitarios, la prevención y tratamiento de enfermedades y los modelos asistenciales más efectivos y económicamente sostenibles. Gonzalo Arévalo, subdirector general de Programas Internacionales y Relaciones Institucionales del ISCIII, califica de "extraordinarios" los últimos resultados logrados en el Reto Salud y destaca el peso de España en la investigación biomédica en Europa.

En la convocatoria 2019, y por primera vez en el Reto Salud, España es el país que coordina más proyectos, con 17 de los 93 concedidos en total, lo que supone liderar el 18%, casi uno de cada cinco proyectos. Este porcentaje está muy por encima del de otros países de referencia, como Francia y Holanda (lideran el 13% de los proyectos) o Alemania (10%).

Hay que destacar que, de estos 17 proyectos liderados por España, 11 se coordinan desde el ámbito del Sistema Nacional de Salud, "que se consolida como principal impulsor de la participación y del liderazgo", señala Arévalo. Analizado de forma agregada estos datos junto a los resultados de las seis convocatorias ya cerradas (2014-2019) en los seis años que lleva en vigor el Reto Salud en Horizonte 2020, se confirma el éxito español: España ha liderado 75 de los 521 proyectos concedidos en estos seis últimos años, lo que supone un 14,3% del total.

La capacidad de liderar proyectos es importante, pero no lo es menos la capacidad de obtener retornos económicos en la participación de proyectos internacionales, ámbito en el que España también ha logrado grandes resultados en esta convocatoria de 2019.

Los fondos que concede Horizonte 2020 se otorgan mediante concurrencia competitiva de diferentes propuestas internacionales. La financiación total concedida en el Reto Salud en la convocatoria 2019 ha sido de 653,5 millones, de los que 576,5 millones han ido a parar a los países miembros de la Unión Europea (UE28). Dentro de este total, los equipos de investigación españoles han logrado 67,2 millones de financiación. Esta cifra supone, que, de toda la financiación para la UE, España ha conseguido captar un 11,65% del total. En otras palabras y simplificando, de cada 100 euros de subvención europea, España ha sido capaz de lograr 11,6 euros.

Con estos resultados, España se sitúa por primera vez en cuarto lugar en financiación obtenida en estas convocatorias en el Reto Salud, solamente por detrás de: Alemania (16,85% del total), Holanda (13,24%) y Francia (12,38%), y por delante de países como Italia (8,44%) y Reino Unido (7,33%), entre otros.

El análisis agregado de los datos de 2019, sumándole los resultados de las seis convocatorias ya cerradas (2014-2019) en los seis años que lleva en vigor el Reto Salud en Horizonte 2020, confirma el éxito español. En estas seis convocatorias, la financiación total conseguida por los grupos españoles ha sido de casi 265 millones de euros, cifra que, sobre el importe concedido a toda la UE (2.788 millones), deja a España con unos retornos del 9,44%.

Gonzalo Arévalo resume así la mejora de resultados española: "Los datos no sólo reflejan que la agenda española incorpora con éxito en España la posibilidad de lograr financiación europea para su I+D+i en salud, sino también la capacidad de liderar los proyectos". El subdirector del ISCIII añade la importancia de que el Sistema Nacional de Salud "se está confirmando como elemento tractor principal de la participación y de la coordinación. Además, no hay que olvidar que queda aún la convocatoria de 2020, que se ha abierto este verano y que vuelve a poner sobre la mesa importes parecidos en forma de potenciales proyectos de investigación internacional", concluye.

http://www.medicosypacientes.com/articulo/espana-lidera-el-18-de-los-proyectos-del-programa-europeo-de-investigacion-horizonte-2020?utm_source=Newsletter+MyP&utm_campaign=6ee7d385c3-Newsletter+MyP&utm_medium=email&utm_term=0_f7ccd7418d-6ee7d385c3-438890053

Joomla templates by a4joomla