Un artículo de David Roa Arbeteta,
Experto en la gestión de centros sanitarios y de servicios sociales

El COVID-19 está dejando, en todas las sociedades en las que hace acto de presencia, una huella terrible de enfermedad, muerte y desolación sanitaria, social y económica. Este poderoso virus ha puesto en jaque nuestro estado de bienestar, nuestras relaciones sociales y hasta los valores y principios más propios de las sociedades más desarrolladas.

Estamos viviendo una pesadilla que nadie fue capaz de predecir, una situación insólita a la que nos enfrentamos de manera desigual en el mundo y con las herramientas que tenemos más a mano, en ocasiones insuficientes para parar a un virus tan contagioso. El Covid-19 ha traspasado fronteras con una facilidad tremenda y cada día avanza más, llegando a pueblos y lugares recónditos.

Pocas son las certezas que tenemos sobre el coronavirus, solo una destaca por encima del resto, seremos capaces de derrotarlo, de vencerlo y de conseguir que todo vuelva a la normalidad. Este estado, casi bélico, que sufrimos acabará, pero con él tendremos que obtener unos aprendizajes que seguramente cambien para siempre nuestra sociedad y nuestra manera de seguir avanzando y desarrollándonos.
 

Una vez todo pase, y curemos las graves heridas que dejará este virus, seremos capaces de obtener también conclusiones positivas:

Joomla templates by a4joomla