Los hombres pasan de media unos 3,2 años para la obtención de un diagnóstico efectivo sobre su enfermedad crónica, mientras que en el caso de las mujeres esta media se eleva hasta los seis años. Este es uno de los datos más significativos extraídos del estudio ‘Mujer, discapacidad y enfermedad crónica’, presentado por la Plataforma de Organizaciones de Pacientes (POP) en el Congreso de los Diputados.

Fruto de una encuesta realizada en colaboración con la Universidad Complutense de Madrid, esta investigación revela datos de interés sobre la percepción que los pacientes tienen sobre su propia salud, así como la situación de hombres y mujeres con una enfermedad crónica en el ámbito familiar, social y laboral. Asimismo, uno de sus principales objetivos es aportar más datos sobre el impacto económico que la enfermedad tiene en las familias.

Durante la presentación de este estudio, la presidenta de la Plataforma de Organizaciones de Pacientes, Carina Escobar, destacó que “los datos que reflejan el estudio dan una visión de la importancia de conocer más el impacto que tiene la enfermedad en los diferentes segmentos de la población. En referencia a las mujeres, tenemos que trabajar claramente en el ámbito de la salud, social, laboral y el de las relaciones sociales. En este último, que también impacta en mayor medida en nosotras, debemos poner el foco en la soledad no deseada y en diseñar estrategias que nos permitan innovar en cuidados para paliar esta situación”. Para Carina Escobar, a la luz de los datos arrojados por la investigación “no podemos negar que la mujer está infradiagnosticada”.

En cuanto a la percepción general de su propia salud, cabe señalar que los hombres están más satisfechos que las mujeres con el tratamiento que reciben:

Joomla templates by a4joomla