Según Francisco Mesonero, director general de la Fundación Adecco, siete de cada 10 directores de Recursos Humanos no contemplan personas con discapacidad en los procesos de selección

Estudiar y trabajar son, en democracia, derechos fundamentales a los que no siempre se tiene un fácil acceso; menos aún si deben superarse barreras inexistentes para otros ciudadanos. En España, el 36,9 % de los jóvenes con discapacidad se encuentra en riesgo de pobreza o exclusión social, según el Observatorio sobre Discapacidad y Mercado de Trabajo (Odismet), y su inserción laboral es de tan solo el 25,4 %, lo que significa que, de los 23.393 jóvenes con discapacidad registrados en España, tan solo 9.419 buscan empleo (y de ellos, el 27 % son parados de larga duración). Por ello, la labor de administraciones públicas, fundaciones y tejido asociativo se antoja en muchos casos imprescindible para garantizar su autonomía e inserción sociolaboral.

 

Pero el drama de este colectivo no se queda solo en las cifras; también tienen que hacer frente a los prejuicios y a los estigmas a los que les somete la sociedad. Es el caso de Aitor González, madrileño de 24 años con discapacidad intelectual cognitiva y física: “En el trabajo nunca me han mirado por encima del hombro, pero sí fuera, donde me he encontrado con gente a la que les he dado una lección de vida, demostrando que una persona con discapacidad puede conseguir lo que se proponga. Podemos enseñar al mundo valores como la perseverancia, la lucha y la esperanza”. Aitor es recepcionista a tiempo parcial en la residencia de ancianos Orpea San Fernando, donde sí habla maravillas de sus compañeros de trabajo.

 

Tres de cada cuatro jóvenes con discapacidad no tienen empleo, pero tampoco lo buscan, según concluye el cuarto informe Jóvenes con discapacidad, motor de futuro, de la Fundación Adecco. “Las personas con discapacidad están desanimadas para buscar empleo porque, aunque se presenten a muchas ofertas, en la mayoría de los casos no les responden de ninguna, y dejan de buscar trabajo porque piensan que nunca lo van a encontrar. Siete de cada 10 directores de Recursos Humanos no contemplan personas con discapacidad en sus procesos de selección”, asegura Francisco Mesonero, director general de la Fundación Adecco.

Tampoco hay que olvidar que muchos de ellos “tienen reconocido un subsidio que les da una cierta seguridad económica, y como la mayoría son empleos de corta duración, les echa para atrás el enfrentarse a los trámites burocráticos de recuperar después esa prestación. Sería diferente si fueran empleos de larga duración o indefinidos”, añade. La Fundación Adecco trabaja desde hace 20 años para conseguir cambiar la cultura de empresa e implantar políticas de diversidad e inclusión, de manera que la discapacidad pase a un segundo plano y se valore a los candidatos por su talento y potencial.

Con el objetivo de tratar diferentes aspectos en el tratamiento de la esclerosis múltiple, así como cualquier asunto relacionado con el día a día de un paciente con esta enfermedad desde una perspectiva multidisciplinar, Novartis ha celebrado la tercera edición de las ‘Jornadas de Esclerosis Múltiple para pacientes y familiares’.

En estas jornadas, además de dar voz a los profesionales, también teiene cabida los pacientes de esclerosis múltiple y sus familiares. El encuentro estuvo moderado por la Dra. Marta Pacheco, responsable de Neuroinmunología del Hospital General La Mancha Centro; el Dr. Enrique Botia, jefe de Neurología, y el Dr. Óscar Talavera, gerente del Área Integrada.

Recoger toda la información que nos van a dar los pacientes y familiares es indispensable para seguir en ese empeño por mejorar la calidad de nuestra atención sanitaria”, afirmó el Dr. Óscar Talavera. También en esta línea, el Dr, Enrique Botia resaltó que el objetivo principal de estas jornadas es el de comunicar los avances en la investigación y en el manejo de la Esclerosis Múltiple, así como favorecer la participación activa de los pacientes y asociaciones en el proceso del diagnóstico y decisiones de tratamiento.

Admisión de obras hasta el 25 de noviembre

Lleva el nombre de ‘Ciega de Manzanares’ y está dotado con premios de 300 y 150 euros

Con el objetivo de mostrar la discapacidad de una manera positiva, la concejalía de Servicios Sociales ha instituido el concurso de fotografía ‘Ciega de Manzanares’, nombre con el que recuerda a la poetisa invidente nacida en esta localidad en 1818. Esta primera edición está dotada con premios de 300 y 150 euros. El plazo para participar termina el 25 de noviembre.

La temática del I Concurso de Fotografía ‘Ciega de Manzanares’ es sobre la discapacidad en todos sus ámbitos. Según las bases, las imágenes deberán presentar la discapacidad en la sociedad, mostrando los aspectos positivos, tales como la igualdad, superación o integración. “Queremos que reflejen a través de imágenes esa visión positiva de motivación y superación de la discapacidad”, señaló Prado Zúñiga, concejala de Servicios Sociales.

Por ello, el jurado -formado por profesionales y representantes de la Asociación Fotográfica Manzanares-, valorará especialmente la originalidad estética, la sensibilidad social, capacidad crítica y comunicativa así como la adecuación al tema propuesto.

El concurso lleva el nombre de ‘Ciega de Manzanares’ para recordar a María Francisca Díaz-Carralero, manzanareña que fue un ejemplo de superación a pesar de perder la vista a los seis días de vida. Ni su discapacidad ni su origen humilde, en pleno siglo XIX, le impidieron destacar como recitadora y poeta. “Con una gran discapacidad, gracias a su talento y superación, supo hacerse grande”, resaltó Zúñiga.

El concurso tiene un primer premio de 300 euros y un segundo de 150. Al mismo podrán concurrir las personas aficionadas o profesionales, mayores de edad, y empadronadas o residentes en la provincia de Ciudad Real, independientemente de su nacionalidad.

La intención del Área de Servicios Sociales es que las fotografías premiadas sean las que ilustren el próximo año los dípticos informativos de los actos que se celebran a primeros de diciembre con motivo de la semana de la discapacidad.

Por ello, y según las bases del concurso, las fotografías presentadas deberán ser inéditas y originales. No se admitirán las que hayan participado en otro concurso o certamen ni las que hayan sido publicadas con anterioridad. Se podrán presentar un máximo de 3 fotografías por participante, en color o blanco y negro, con unas dimensiones de 30x40 centímetros.

Las obras se presentarán montadas sobre soporte semirrígido tipo cartulina o similar de color blanco, con unas dimensiones de 40x50 centímetros. Cada fotografía llevará el título escrito en el reverso y se adjuntarán en un sobre cerrado, con el mismo título de la obra en el exterior, los datos personales del autor/a.

Las fotografías digitales también se presentarán en papel fotográfico de proceso químico y no se aceptarán sobre soportes magnéticos, impresiones láser o cualquier tipo que no sea papel fotográfico de revelado químico.

Las bases añaden que solo se admitirán fotografías con pequeños retoques (para corrección, iluminación, color, saturación, etc.) siempre que no alteren la realidad del motivo. Tampoco se admitirán montajes fotográficos.

El plazo de admisión de fotografías termina a las 14:00 horas del 25 de noviembre. Se podrán remitir por correo certificado, por agencia o en mano al Área de Servicios Sociales del Ayuntamiento de Manzanares (plaza de la Constitución, 4), haciendo constar que son para el I Concurso de Fotografía ‘Ciega de Manzanares’.

Las fotografías seleccionadas serán expuestas y podrán ser reproducidas, citándose el nombre del autor y sin ánimo de lucro. Las premiadas pasarán a ser propiedad del Ayuntamiento de Manzanares, que se reserva el derecho de reproducción, edición y exhibición. Las no premiadas ni seleccionadas se podrán recoger por los autores.

Ayto. Manzanares.

Joomla templates by a4joomla