La exdirectora de Tecnología de IBM España, Portugal, Grecia e Israel, Mónica Villas, y el comunicólogo Euprepio Padula destacaron la importancia de que la discapacidad tenga una mayor presencia en el ámbito de la tecnología y en el de la comunicación para mejorar la calidad de vida y la inclusión de las personas con discapacidad.

Así lo manifestaron estos expertos durante la Convención ‘El futuro de lo social (lo social tiene futuro)’, que ha sido organizada por el Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (Cermi) y el Cermi Comunitat Valenciana, con la colaboración de la Generalitat Valenciana y el Ajuntament de València.

La exdirectora de Tecnología de IBM España, Portugal, Grecia e Israel, Mónica Villas, participó en el encuentro ‘Lo digital con rostro humano’, junto a la comisionada de Cermis Autonómicos, Teresa Palahí, en el que resaltaron la necesidad de que la “transformación digital” tenga en cuenta a toda la ciudadanía y contribuya a mejorar su calidad de vida.

Palahí subrayó que la sociedad vive una “revolución digital” y que “nunca hemos tenido tanta tecnología junta”, porque antes había inventos y descubrimientos cada mucho tiempo, pero ahora el ritmo se ha acelerado. “Pero tanta transformación nos genera incertidumbre y nos desorienta”, advirtió Palahí.

Eso sí, precisó que muchas personas con discapacidad ven en las nuevas tecnologías “la solución para superar barreras, lo que ha hecho que nos hayamos sumado antes que otras personas a este carro”. En todo caso, manifestó la necesidad de que las tecnologías sean accesibles para las personas con discapacidad y estén preparadas para las necesidades de todas las personas, incluida la variable de género, ya que, según expuso, “como tradicionalmente las tecnologías han sido diseñadas por hombres, están muchas veces más pensada para ellos”.

En este sentido, Mónica Villas aseguró que “el talento no es cuestión de género” y señaló que se necesita “diversidad en los equipos”. Asimismo, consideró la educación como clave para romper con los estereotipos asociados a ramas de conocimiento como la tecnología. “Al final, desde pequeños y desde casa, enseñar que la tecnología no tiene sexo y que cada uno (mujeres y hombres) puede utilizar esa tecnología”, porque de lo contrario “nos estamos perdiendo la mitad del talento”, apostilló.

Villas celebró que la ciudadanía cada vez busque más trabajar o consumir en empresas que tienen valores que van más allá de lo económico. En cuanto al uso de los datos por parte de las empresas, abogó por encontrar un equilibrio para proteger el derecho a la privacidad de las personas y al mismo tiempo no impedir que la inteligencia artificial pueda seguir progresando.

“Quizá hay que hacer un esfuerzo para aunar datos, porque con la creación de algoritmos se puede, por ejemplo, prever hambrunas o catástrofes naturales”, declaró Villas, quien apuntó a que se garantice que el uso que se da a los datos tenga “un fin ético”.

La exdirectora de IBM pidió que se forme de manera adecuada en la utilización de las tecnologías para que se usen de manera positiva. “Por ejemplo, en el cuidado de las personas mayores y en el terreno de la soledad, la tecnología va a ser decisiva”, zanjó esta experta.

IMPORTANCIA DE LA COMUNICACIÓN

Las personas con discapacidad están "un tercio peor" en todos los órdenes de las vida con respecto a los que no la tienen y es necesario tener conciencia del valor de esa diversidad para "ganar el espacio que se nos ha negado".

Así lo ha asegurado a los periodistas Luis Cayo Pérez, presidente del Comité Español de Representantes de personas con discapacidad (CERMI), en la convención "El futuro de lo social (lo social tiene futuro)".

"Tenemos un tercio más de pobreza, de exclusión, de anafabetismo, de desempleo y de falta de actividad, y también sufrimos más la discriminación, la soledad forzosa o los efectos de la pobreza", ha alertado Cayo.

Según Cayo, nos encontramos en una situación de "emergencia social" porque un tercio de la población mundial no tiene acceso garantizado a los bienes sociales básicos, a los derechos humanos y a las libertades públicas, "y aceptamos esto como si fuera parte del orden natural de las cosas".

Aunque se está respondiendo "tímidamente" a la emergencia climática, "no hay conciencia del gran problema social, lo damos como un gran hecho crónico. Ante eso, necesitamos un pensamiento social a la altura del problema".

Considera que es necesario "tomar conciencia de que lo que se nos da a las personas con discapacidad no hay que aceptarlo, no es una herencia que no se puede modificar".

"Se debe tomar conciencia de nuestro valor. Siempre se nos ha dicho que no valemos, que somos inferiores, y hay que asumir que somos seres humanos distintos, que tenemos una diversidad en la sociedad y, a partir de ahí, ganarse ese espacio que se nos ha negado".

Las empresas percibidas con nivel alto en sus políticas de inclusión de personas con discapacidad aumentan un 5,3% el apoyo medio de los españoles

Fundación ONCE Reputation Institute han presentado este miércoles el estudio ‘El impacto de la inclusión laboral y social de las personas con discapacidad en la reputación empresarial’. Uno de los principales objetivos ha sido demostrar empíricamente lo que ya se intuía: Que las empresas que son percibidas con un nivel alto en sus políticas de inclusión laboral y social de las personas con discapacidad ven beneficiada su reputación y el apoyo que reciben, lo que implica un impacto positivo en su cuenta de resultados.

 

Para llegar a estas conclusiones, se han realizado 2.160 evaluaciones de 12 grandes empresas de cuatro sectores (Energía, Financiero, Grandes Superficies y Telecomunicaciones).

En la presentación, celebrada en la sede de ESADE en Madrid, participaron Mario Lara, director de ESADE; Alberto Durán, vicepresidente ejecutivo de Fundación ONCE, y Luis Miguel Bernardos, director de Advice de Reputation Institute.

 

También asistieron Fernando Riaño, director de Relaciones Institucionales y Responsabilidad Social del Grupo Social ONCE, y Fernando Prado, vicepresidente de Reputation Institute para España y Latinoamérica.

 

Durante la jornada, clausurada por José Luis Martínez Donoso, director general de Fundación ONCE, se expusieron las buenas prácticas en integración laboral de personas con discapacidad llevadas a cabo por Telefónica, El Corte Inglés y Ford.

El informe revela que la sociedad está más dispuesta a prestar su apoyo, es decir a comprar, recomendar los productos y servicios, hablar positivamente, dar el beneficio de la duda en caso de crisis o estar dispuesta a trabajar, para aquellas empresas con un elevado enfoque de inclusión social y laboral de personas con discapacidad.

 

Así, ser reconocido como una empresa con un nivel de inclusión alto logra una mejor reputación y un mayor apoyo. En este sentido, si una empresa se reconoce con un nivel de inclusión elevado logra aumentar 4,6% su vinculación emocional (estima, admiración, confianza y buena impresión general), 4% la evaluación racional de su desempeño (la percepción que tiene la población sobre la oferta, innovación, liderazgo, etc.) y 5,3% el apoyo medio.

Sólo uno de cada cuatro españoles conoce las políticas de inclusión social y laboral de personas con discapacidad de las empresas

Joomla templates by a4joomla