La edad ordinaria de jubilación exigida en cada momento puede ser reducida, mediante la aplicación de coeficientes reductores.

En el caso de trabajadores con una discapacidad, ésta debe ser igual o superior al 65% o, del 45%, siempre que, en este último supuesto, se trate de discapacidades reglamentariamente determinadas en las que concurran evidencias que determinan de forma generalizada y apreciable una reducción de la esperanza de vida de esas personas.

¿Qué ocurre si me jubilo anticipadamente?

Las personas con discapacidad en España pueden jubilarse anticipadamente, aunque este derecho depende del grado de discapacidad acreditada:

  • Discapacidad igual o superior al 65 %: la jubilación de personas con discapacidad de más del 65 % se regula por el RD 1539/2003; los trabajadores por cuenta ajena incluidos en el Régimen General y algunos regímenes especiales, que realicen una actividad retribuida y durante ésta acrediten un grado de minusvalía igual o superior al 65 %. tienen derecho a una reducción en la edad de jubilación en un periodo equivalente al que resulte de multiplicar por 0,25 el tiempo efectivamente trabajado. Habrá que multiplicar por 0,50 en los casos en que el trabajador además acredite la necesidad de otra persona para la realización de los actos esenciales de la vida ordinaria. Lo veréis mejor con un ejemplo: si un trabajador con esa discapacidad ha trabajado durante 10 años, la edad ordinaria de jubilación se rebajará en 2,5 años (64,5 años) y si, además, es dependiente de otra persona, la edad se rebajará en 5 años (62 años).
  • Discapacidad igual o superior al 45 %: para aquellas personas con discapacidad entre el 45 % y el 65 % (la jubilación se regula por el RD 1851/2009) también existe una reducción de la edad ordinaria de jubilación. Este caso aplica, y a diferencia del anterior, tanto a los trabajadores por cuenta ajena como a los autónomos que acrediten estar en alta o en situación asimilada a la de alta en la fecha de la jubilación y que, a lo largo de su vida laboral, hayan trabajado un tiempo efectivo de, al menos, 15 años y se vean afectados por determinadas discapacidades. En este caso, la edad mínima de jubilación se establece en 56 años. El período de tiempo en que resulte reducida la edad de jubilación del trabajador se computará como cotizado al exclusivo efecto de determinar el porcentaje aplicable a la correspondiente base reguladora para calcular el importe de la pensión de jubilación.

Por otro lado, en abril de 2013, se aprobó una norma que facilita el acceso de personas con discapacidad a las pensiones contributivas. Aquellos que, por dificultades de inserción laboral no han podido completar el periodo de cotización mínimo necesario para tener derecho a una pensión de este tipo (15 años), podrán cotizar a la Seguridad Social pagando una cuota mensual de 190 € y sin tener que trabajar.

Además, cualquier persona mayor de edad que no hay cumplido la edad mínima para la jubilación ordinaria, residente en España que tenga reconocida una discapacidad con especiales dificultades de inserción laboral (esto es parálisis cerebral, enfermedad mental, discapacidad intelectual igual o superior al 33 % o física o sensorial igual o superior al 65 %) podrá acogerse al convenio especial para las personas con discapacidad que tengan especiales dificultades de inserción laboral.

 

La jubilación anticipada a los 55 años por discapacidad es posible

Si tienes una discapacidad reconocida del 65% o más, tienes derecho por ley a jubilarte a los 52 años. Si tu porcentaje está entre el 45 y el 64%, y padeces alguna enfermedad de las mencionadas anteriormente, también podrás hacerlo aunque a los 56 años.

Asimismo, existen prestaciones familiares adicionales para las familias de las personas con discapacidad:

  • Con hijos o personas a cargo menores de 18 años y con discapacidad igual o superior al 33 %: 1.000 € anuales.
  • Con hijos o personas a cargo mayores a 18 años y discapacidad igual o superior al 65 %: 4.426,8 € anuales.
  • Con hijos o personas a cargo mayores de 18 años con discapacidades por encima del 75 % y ayuda necesaria de otra persona para realizar sus actos vitales: 6.640,8 € anuales. También en familias con madres con discapacidad igual o superior al 65 %, las prestaciones pueden sumar 1.000 € más al año.

Además, los empresarios que contraten a personas con una discapacidad mínima del 33 %, pueden disfrutar de recortes en la cuantía necesaria que han de aportar por ese trabajador en la Seguridad Social.

https://www.globalnews10.com/jubilacion-discapacidad/

Las personas con discapacidad siguen encontrando muchas dificultades a la hora de encontrar trabajo. Según un estudio realizado por la Associació Empresarial de Economia Social Dincat y la escuela de negocios IESE, tan solo el 25% de las personas con discapacidad tiene un empleo.

Estos datos empeoran si tenemos en cuenta que tan solo el 35% de las personas con discapacidad se encuentran en edad laboral frente al 78% de población activa entre las personas sin discapacidad.

 

Estos datos han sido recogidos en el “Libro Blanco de la Discapacidad en Cataluña”, el cual propone dotar de herramientas a las entidades, las empresas, los gobiernos y las familias. Su objetivo es claro, “que el sistema laboral sea más inclusivo y mejore las perspectivas de los discapacitados”.

En este, se recogen las limitaciones y defectos del sistema de trabajo actual, para lanzar propuestas de futuro.

Entre los datos recogidos en el libro, se muestran que los centros especiales de empleo reciben un 50 por ciento de subvención. Este gasto, sin embargo, se ve triplicado y revierte en beneficio de la sociedad.

Una discriminación positiva para las empresas

Además, los centros que reciben a discapacidad obtienen el 50 por ciento del Salario Mínimo Interprofesional por parte del Estado, con independencia del tipo de discapacidad que tenga. Además, están exentas del 100% en las cuotas de la Seguridad Social.

Aun así, el estudio refleja los puntos débiles del marco legal español en materia de empleo, por lo que recomiendan que se dé una discriminación positiva para las entidades de la iniciativa social. A esta se le une un proceso de cocreación entre los agentes implicados.

Por ello piden que se establezca el desarrollo pleno de la empleabilidad para el colectivo de discapacitados. Además, exigen que se dé mayor importancia a la formación, que haya flexibilidad y adaptación al ciclo vital de la persona.

https://www.tododisca.com/tres-de-cada-cuatro-personas-con-discapacidad-en-edad-laboral-no-encuentra-trabajo/

 

Los avances tecnológicos tienen una estrecha relación con la inclusión de las personas con discapacidad, y siete de cada diez discapacitados aseguran que las nuevas tecnologías les ayudan a desempeñar su trabajo, facilitando su inclusión laboral, según datos de la octava edición del Informe de Tecnología y Discapacidad.

Los avances tecnológicos tienen una estrecha relación con la inclusión de las personas con discapacidad, y siete de cada diez discapacitados aseguran que las nuevas tecnologías les ayudan a desempeñar su trabajo, facilitando su inclusión laboral, según datos de la octava edición del Informe de Tecnología y Discapacidad.

Este informe, realizado por Fundación Adecco y la compañía tecnológica Keysight Technologies Spain, contiene datos de una encuestada realizada a personas con discapacidad sobre la influencia de las nuevas tecnologías en su acceso laboral y desarrollo profesional.

En general, dos de cada tres personas con discapacitadad -el 66 por ciento de los encuestados- consideran que las nuevas tecnologías mejoran su calidad de vida, tanto a nivel social como laboral.

Como consecuencias positivas, la comunicación y la búsqueda de empleo se presentan como los aspectos donde las personas con discapacidad se han visto más beneficiadas gracias a los avances de la tecnología, según el 65 y 64 por ciento de los encuestados, respectivamente.

Durante los últimos años, la contratación de las personas con discapacidad mantiene su tendencia al alza alcanzando a finales del 2018 el mejor registro de toda la serie histórica con 116.873 contratos, 6.805 más que el año anterior. En los últimos diez años, la contratación de las personas con discapacidad ha aumentado un 109 por ciento, según el SEPE.

El 71 por ciento de los encuestados afirma que las nuevas tecnologías les ayudan, de alguna forma, a desempeñar su puesto de trabajo, al reducir las barreras con las que se encuentran y equiparar sus capacidades a las de la población general.

"Muchas personas con discapacidad permanecían excluidas del mercado laboral y gracias al desarrollo de la tecnología y a la innovación, han tenido la oportunidad de demostrar su talento y optar a un empleo al que, hace algunas décadas, hubieran tenido muy difícil acceder", ha destacado como principal conclusión del informe el director general de Fundación Adecco, Francisco Mesonero.

El teletrabajo se erige como aliado para la discapacidad y, con respecto al año pasado, el porcentaje de personas con discapacidad que tiene empleo y su puesto permite el trabajo de forma telemática ha aumentado 6 puntos porcentuales, hasta llegar al 17 por ciento.

El informe ha analizado también el uso de las redes sociales en la búsqueda de empleo. Un 64 por ciento de los encuestados asegura que las nuevas tecnologías facilitan la búsqueda de empleo, y el 77 por ciento cree que aumentan las posibilidades de encontrar empleo.

Las redes sociales (66 por ciento), seguidas de las aplicaciones de empleo (62 por ciento) son las más utilizadas por los encuestados. Además, es destacable que el 26 por ciento de los encuestados utilice aplicaciones para hacer accesibles sus dispositivos tecnológicos.

EL RETO DE LA BRECHA DIGITAL

A pesar de las ventajas que supone la tecnología en la vida de las personas con discapacidad, en ocasiones esta pone barreras difíciles de sortear, y un 16 por ciento afirma que aún son muchas las barreras de accesibilidad presentes en los dispositivos.

Entre los principales problemas que afrontan las personas discapacitadas a la hora de utilizar dispositivos de encuentran l falta de opciones accesibles como textos en lectura fácil y un tamaño de letra demasiado pequeña, los 'pop-ups', 'banners' o la publicidad, la ergonomía de 'hardware' y el funcionamiento complejo.

En cuanto a los tipos de terminales más accesibles, un 70 por ciento destaca el 'smartphone', seguido por el ordenador portátil (45 por ciento) y la tablet (38 por ciento).

https://www.lavanguardia.com/vida/20190711/463416369953/7-de-cada-10-personas-con-discapacidad-creen-que-las-nuevas-tecnologias-facilitan-su-inclusion-laboral.html

Joomla templates by a4joomla