Fundación Universia, con el apoyo de Banco Santander, presenta la VIII Convocatoria de Becas Fundación Universia para Doctores con discapacidad, para el curso académico 2019-2020, con el asesoramiento del Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (CERMI).

 

 

En esta edición, Fundación Universia convoca 9 becas por un importe de 5.000 euros cada una. En total 45.000 euros para apoyar el esfuerzo y la excelencia académica de los estudiantes universitarios con discapacidad durante su etapa como doctorandos. Las personas interesadas pueden inscribirse hasta el día 11 de noviembre de 2019, a través de la página web de Fundación Universia. La resolución de las ayudas tendrá lugar el día 30 de noviembre de 2019.

Este programa de becas comenzó en 2012 y desde entonces se han adjudicado 50 becas a estudiantes con discapacidad, lo que supone una inversión total de 250.000 euros en siete convocatorias.

 
 

Fundación Universia persigue mediante estas ayudas la consecución del grado máximo de formación académica de las personas con discapacidad para impulsar su acceso al empleo de calidad.

https://www.eleconomista.es/ecoaula/noticias/10177984/11/19/Fundacion-Universia-convoca-sus-Becas-de-Doctorado-de-5000-euros-para-estudiantes-con-discapacidad.html

Dentro del programa de ocio ‘Desde un lugar de la Mancha: ocio y participación inclusiva’ que promueve ORETANIA CIUDAD REAL

 

Un total de 15 personas, 12 de ellas con discapacidad y/o movilidad reducida acudieron el pasado fin de semana a la obra de teatro ‘Se infiel y no mires con quien’, en Madrid. Integrantes de Ciudad Accesible, Acrear, (Asociación de Ciudad Real de Enfermos de Artritis Reumatoide); AedemCR (Asociación de Enfermos de Esclerosis Múltiple); Adifiss (Asociación de Discapacitados de Daimiel) y Oretania Ciudad Real, Federación que las engloba, pudieron disfrutar de este espectáculo protagoniza por Josema Yuste y Teté Delgado gracias al programa de ocio de Oretania Ciudad Real: ‘Desde un lugar de la Mancha: ocio y participación inclusiva’.

 

La obra

Luis es propietario de una editorial de libros para niños en horas bajas. Su socio y amigo Álvaro, con el que comparte oficina, le pide que le preste su apartamento por la noche para “entretener” a su última conquista. Pero al mismo tiempo Rocío, la mujer de Álvaro, también ha solicitado el apartamento para esa misma noche a Bea, mujer de Luis. Pero es que además nadie sabe que Óscar, el diseñador de interiores que ha estado decorando el elegante piso durante los últimos 3 meses y su amante, la empleada del hogar de la casa, han decidido que esa misma noche probarán la nueva cama redonda. Cuando los tres grupos de personas coinciden la misma noche en el apartamento, esperando encontrarlo vacío, se produce el caos. Y en medio de todo ese embrollo, se le presenta a Luis la oportunidad de relanzar su editorial en un escenario nada adecuado…

 

‘Se infiel…’ se estrenó en agosto de 1972 en el Teatro Maravillas de Madrid. Se trataba de una comedia que solo iba a cubrir la temporada de verano, pero se mantuvo en escena 14 temporadas completas en Madrid. Han pasado cerca de 50 años desde su estreno por primera vez en Madrid y actualmente ha vuelto a escena en versión y dirección de Josema Yuste y con la coordinación general de Jaime Azpilicueta, uno de los artífices del éxito de 1972, para mantener intacta la esencia de este clásico del humor.

Y es que nadie como Josema es capaz de “restaurar” la obra sin que pierda sus valores cómicos. Yuste ha hecho un trabajo de limpieza resaltando de los colores del original, acercando la acción y los personajes a nuestro país y enriqueciendo el texto con aportaciones geniales.

 

El público salió del Teatro Amaya altamente satisfecho, según las opiniones recogidas por este medio.

 

‘Desde un lugar de la Mancha: ocio y participación inclusiva’

ORETANIA Ciudad Real vuelve a poner en marcha el proyecto de ‘Desde un lugar de la Mancha: ocio y participación inclusiva’, con el que, por tercer año consecutivo, pretende potenciar un modelo de ocio inclusivo que promueva la participación y el disfrute del ocio y tiempo libre de las personas con discapacidad física de la provincia de Ciudad Real. Para lograrlo, se atienden las carencias encontradas desde dos perspectivas diferentes. Por un lado, se educa en valores a través de la toma de consciencia y la sensibilización sobre la necesidad de participar en actividades recreativas, de ocio y tiempo libre, haciendo partícipes a las propias personas con discapacidad física y empoderando su figura a través de la participación y de la valoración de propuestas. Por otro lado, se atiende la falta de recursos y alternativas de ocio ofreciendo rutas que pueden ser elegidas y diseñadas incluso por los propios beneficiarios del proyecto, potenciando con ello su autonomía personal. En este sentido se prevé beneficiar a 150 personas con discapacidad física y/u orgánica de la provincia de Ciudad Real gracias al programa financiado por la JCCM.

 

El presidente del Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (Cermi), Luis Cayo Pérez Bueno, reclamó una "figura especial" dentro de la legislación laboral que permita la contratación directa de asistentes personales por parte de las personas con discapacidad a las que se haya reconocido este derecho.

Esta es una de las conclusiones del grupo de trabajo que el Cermi constituyó para elaborar recomendaciones y criterios comunes de cara a una regulación nacional de la asistencia personal. En la actualidad, representantes del Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social y de las comunidades autónomas han iniciado una serie de encuentros para elaborar un borrador que sirva de base para una regulación nacional de esta figura, que desde hace años exigen las asociaciones de personas con discapacidad.

Durante su participación en el tercer Congreso Internacional de Asistencia Personal organizado por la Plataforma Representativa Estatal de Personas con Discapacidad Física (Predif) que se celebró esta semana en Madrid, Pérez Bueno explicó que "la legislación laboral actual no permite estos contratos", ya que la figura del asistente personal no existe como tal.

Por eso, cuando un ciudadano con discapacidad intenta contratar a un asistente, "incurre en un ilícito administrativo, como le ha ocurrido a muchas personas, algunas de ellas muy conocidas". Para evitar este tipo de situaciones reclamó una fórmula específica.

Liderado por Predif, este grupo de trabajo también contó con la participación de Plena Inclusión (discapacidad intelectual), Autismo España, la ONCE y asociaciones de personas sordas, entre otros colectivos. Su apuesta es que la contratación de asistentes personales se equipare a la de un servicio residencial. De hecho, para calcular el coste de esta prestación se estima que sería equivalente a 11 horas de una plaza en residencia.

Según el presidente del Cermi, este servicio lo pueden prestar empresas privadas, "en cuyo caso debemos estar vigilantes para evitar abusos", pero "nuestra principal apuesta es que se ofrezca a través del tejido asociativo". Además, defendió la gratuidad total del servicio y, en caso de que los usuarios deban afrontar parte del coste, pidió que el copago "no sea confiscatorio".

REQUISITOS

Las recomendaciones del Cermi apuntan a que la formación exigida a estos profesionales "no impida la rápida generalización del servicio, que tanto se necesita". Así, propone una formación académica de 50 horas, dirigida a que los asistentes conozcan "la filosofía de vida independiente". Esto es, busca apartarse "de un servicio asistencial basado en los cuidados médicos" y concede mayor importancia a difundir los derechos de las personas con discapacidad.

Pérez Bueno explicó que "nuestra propuesta ofrece un modelo posibilista, que no es el ideal perfecto, pero que se adapta a la realidad de los servicios sociales en España, a los que todavía queda mucho por desarrollar".

Destacó que, por eso, "se incardina en el Sistema para la Autonomía y Atención a la Dependencia (SAAD), aunque "no sea el marco regulatorio más adecuado a nuestro juicio".

Para poder acceder a un asistente personal, los usuarios deben acreditar su condición de persona dependiente (y por tanto con discapacidad), ya que "nos ajustamos a la ley de la Dependencia de 2006", recalcó Pérez.

Por ello, "rechazamos las restricciones que algunas comunidades han introducido en su desarrollo normativo posterior, como la limitación de la edad a los 65 años o la prohibición de que las personas con discapacidad puedan emplearse como asistentes personales.

En su opinión, cualquier persona que acredite estar en situación de dependencia y manifieste la voluntad de desarrollar un proyecto de vida autónoma para el que necesita estos apoyos tiene derecho a la asistencia personal, aunque supere los 65 años.

Del mismo modo, defendió que otras personas con discapacidad ejerzan esta profesión, "que supondría un nicho de empleo excelente para el colectivo". "Quién lo haría mejor?".

https://www.servimedia.es/noticias/1188276

Joomla templates by a4joomla