El gasto en salud está creciendo más rápido que el resto de la economía mundial, representando ya el 10 por ciento del Producto Interior bruto (PIB) en todo el mundo, según revela un nuevo informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS). El incremento del gasto se acentúa en países de ingresos medios y bajos

Según se refleja en este estudio sobre tendencias globales en gasto sanitario, la subida es más llamativa en los países de ingresos medios y bajos, donde el gasto sanitario está creciendo un 6% anual de promedio, en comparación con un 4% en países de altos ingresos.
 
El informe destaca que, en la actualidad, los gobiernos aportan un promedio del 51 por ciento del gasto en salud de los países, mientras que más del 35 por ciento procede directamente del bolsillo de los ciudadanos. Como consecuencia de esto, alrededor de 100 millones de personas son expuestas a la pobreza extrema cada año", advierte la OMS.
 
"El aumento del gasto público es esencial para lograr la cobertura universal de salud y los Objetivos de Desarrollo Sostenible relacionados con la salud", recordó, al respecto, el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, además de insistir en que la financiación en salud "no es un coste, sino una inversión aumentar la productividad, y el crecimiento económico inclusivo y para reducir la pobreza, el desempleo, y crear sociedades más sanas, seguras y justas", aseguró 
 
En los países de ingresos medianos, el gasto público en salud per cápita se ha duplicado desde el año 2000. En promedio, los gobiernos gastan 52 euros por persona en salud en países de ingresos medianos-bajos, y cerca de 240 euros por persona en aquellos de ingresos medianos-altos.
 
"Cuando aumenta el gasto gubernamental en salud, es menos probable que las personas caigan en la pobreza, aunque dichas aportaciones solo reducen las inequidades en el acceso cuando las asignaciones se planifican cuidadosamente para asegurar que toda la población pueda obtener atención primaria de salud", según el informe de la OMS.
 
Gasto en Atención Primaria
 
Según los datos de la OMS,  más de la mitad del gasto en salud se destina a la Atención Primaria. Sin embargo, menos del 40 por ciento de todo el gasto en dicho nivel asistencial proviene de los gobiernos. Los 194 Estados miembros de la OMS han venido reconociendo la importancia de la A.P. como se refleja en la Declaración de Astana en octubre pasado."Ahora deben actuar sobre esa declaración y priorizar el gasto en atención médica de calidad en la comunidad", indicó, por su parte, la directora de Sistemas de Salud, Gobernanza y Financiamiento de la OMS, Agnes Soucat.
 
El informe también examina el papel de la financiación externa, que, según este documento, sigue siendo esencial para muchos países, en particular los países de bajos ingresos.
 
A medida que aumenta el gasto interno, la proporción de fondos proporcionados por la ayuda externa se ha reducido a menos del 1 por ciento del gasto sanitario mundial. Casi la mitad de estos fondos externos se destinan a tres enfermedades: VIH/sida, tuberculosis y malaria.
 
El nuevo informe de la OMS apunta a formas en que los encargados de formular políticas, los profesionales de la salud y los ciudadanos pueden continuar fortaleciendo los sistemas de salud. "La salud es un derecho humano y todos los países deben priorizar la atención primaria eficiente y rentable como el camino para lograr la cobertura universal de salud y los Objetivos de Desarrollo Sostenible", concluye Soucat.
 

La Alta Comisionada del Gobierno para la Agenda 2030, Cristina Gallach, destacó  el “poder” de las alianzas para contribuir a mejorar la visibilidad de la discapacidad dentro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), con el fin de que la aplicación de estos principios contribuya a la inclusión de estas personas.

Gallach se expresó en estos términos durante su intervención en la inauguración de la jornada ‘La dimensión de la discapacidad en los ODS de la ONU’, celebrada en la sede de Fundación ONCE y organizada por el Foro Inserta Empleo, de Fundación ONCE, con la colaboración del Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (Cermi), Forética y ‘Corresponsables’.

Cristina Gallach indicó que en su departamento, desde el principio, “la p de personas ha estado en el centro y la inclusión es el gran movilizador, lo que nos ha distinguido mucho de otros países”. Del mismo modo, declaró que “no se puede aplicar esta agenda tan compleja para un mundo tan complejo sin un trabajo basado en alianzas. Este trabajo holístico se debe hacer con las organizaciones sociales y hemos visto que es posible avanzar en cada meta en colaboración”.

“Quisiera pediros que vuestras organizaciones sigan siendo estos motores de denuncia, de visibilidad y de animar a que las cosas se hagan mejor, para que tengamos unos resultados en la aplicación de la Agenda 20-30 mucho mejores, como la ciudadanía quiere”, incidió la Alta Comisionada.

LA PERSONA, EN EL CENTRO

La directora ejecutiva del Cermi, Pilar Villarino, resaltó que la entidad tiene como bandera la innovación en políticas sociales en general, y en materia de discapacidad en particular. “Los ODS no solo deben limitarse a la sostenibilidad, sino que deben llegar a toda la agenda política, de manera transversal”. A su juicio, “debemos aplicar todos los objetivos teniendo en cuenta la perspectiva de la discapacidad”.

El director general de Fundación ONCE, José Luis Martínez Donoso, subrayó que para esta fundación “la persona es el centro de su acción” y puso en valor el compromiso del Gobierno con los ODS al impulsar un Alto Comisionado sobre la Agenda 2020-2030, al tiempo que agradeció la labor de todos los participantes y organizadores de esta jornada.

La presidenta de la Junta Directiva de Forética, Montserrat Moliner, destacó que “resulta imprescindible entender y conocer la Agenda 2030, y dónde y cómo está la discapacidad incluida, con el objetivo para las empresas de asumir, con el apoyo de las organizaciones con las que colaboran, un compromiso activo con esta agenda global y el papel que en ella ejerce la integración de las personas con discapacidad, no solo como uno de los grupos vulnerables a los que la Agenda 2030 se refiere, sino como talento activo y clave para la consecución de los ODS. Explicó también el trabajo que se realiza desde Forética e hizo hincapié en que están “a disposición de todos” para hacer que se cumplan los ODS.

Por su parte, la secretaria general de Inserta Empleo, Virginia Carcedo, aseguró que los ODS y la discapacidad están intrínsecamente ligados, porque todo lo que es social y lo que es sostenible está muy relacionado con la inclusión. Además, también está relacionado con el tema la accesibilidad, ya que todo aquello que se construye con este principio suele ser mucho más sostenible y duradero.

"Y, por último, los ODS son importantes porque favorecen el acceso a la educación y cuanto mejor sea ésta, se puede acceder a empleos de mayor calidad y que favorecen la desaparición de las brechas de salario y género que existen en nuestras sociedades”, añadió.

DIAGNÓSTICO Y HOJA DE RUTA

El delegado del Cermi de Derechos Humanos y para la Convención Internacional de la Discapacidad, Jesús Martín, fue el encargado de moderar el primer panel, en el que se presentó el informe del Cermi ‘Objetivos de Desarrollo Sostenible y la promoción de los Derechos de las Personas con Discapacidad’, a cargo de Carlos Cordero, de Sustentia, y la exposición de las claves de la ‘Guía ODS y Discapacidad. Plan de trabajo’, por parte del experto Miguel Laloma.

Martín Blanco aprovechó su intervención para poner de manifiesto la necesidad de que los ODS sirvan para mejorar la igualdad de derechos de las personas con discapacidad, teniendo en cuenta de manera específica a las mujeres y niñas, y advirtió de que “el Cermi estará vigilante” para que los ODS se lleven a la práctica teniendo en cuenta a las personas con discapacidad.

Carlos Cordero afirmó que el estudio recoge un análisis de la situación actual y traza una hoja de ruta para avanzar hacia la inclusión a través de los ODS. Mientras, Miguel Laloma explicó que la guía que ha presentado es una herramienta de trabajo para las empresas, para lo que se incluyen indicadores globales pero también locales, a fin de medir el impacto de las medidas que las compañías van poniendo en marcha.

Laloma comentó que hay 34 metas en los ODS que afectan a las personas con discapacidad, de las que 20 atañen a las empresas. “Una empresa desarrolla la responsabilidad social si aporta valor social a su negocio”, afirmó, al tiempo que comentó que cada vez más, contribuir a mejorar la sociedad en la que están trabajando las empresas aporta rédito económico, porque cada vez la ciudadanía valora más este aspecto.

Posteriormente tuvo lugar una mesa de buenas prácticas en el ámbito de la empresa, que fue moderada por la directora del Área de Empresas, Alianzas Estratégicas RSC de Inserta Empleo, Mar Medeiros. En ella intervinieron Joseba Arano (Calidad Pascual), Belén Perales (IBM España) y Bernardo Cruza (El Corte Inglés).

Todos ellos detallaron las principales medidas que desde estas compañías se llevan a cabo para avanzar hacia la igualdad de oportunidades, y no solo desde la aprobación de los ODS, sino desde mucho antes. Así, se pusieron sobre la mesa conceptos como “negocio responsable”, aunque se ha coincidido también en que pese a los avances, todavía queda mucho camino por recorrer.

Este desayuno se enmarca en los programas operativos de Empleo Juvenil (POEJ) y de Inclusión Social y de la Economía Social (Poises), que está desarrollando Fundación ONCE a través de Inserta, con la cofinanciación del Fondo Social Europeo, con el objetivo de incrementar la formación y el empleo de las personas con discapacidad.

Datos facilitados por CERMI revela que el año pasado se cerró con 21.459 trabajadores autónomos discapacitados. Las previsiones son de un mayor crecimiento, por el aumento de incentivos para el colectivo.

Aumenta el número de trabajadores autónomos con discapacidad. El año 2018 cerró con 21.459 trabajadores autónomos con discapacidad afiliados al Régimen Especial de Trabajadores Autónomos de la Seguridad Social, 1.516 más que en el año 2017, lo que supone un aumento de un 7,6 %, según datos proporcionados al Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (CERMI) por la Tesorería General de la Seguridad Social.

El Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad espera que estas cifras puedan mejorar en los próximos meses. Según representantes del CERMI, el número de autónomos con discapacidad debe mejorar al haberse extendido recientemente el marco de incentivos al trabajo autónomo a los trabajadores autónomos con discapacidad sobrevenida, y no solo a los que tenían discapacidad inicial, como hasta ahora.
 

Más hombres que mujeres

La mayoría de los autónomos con discapacidad son hombres. Del total de 21.459 trabajadores autónomos con discapacidad que había en 2018, 13.793 eran varones y 7.666, mujeres.

Dicho incremento anual acredita al trabajo autónomo como una vía cada vez más utilizada por las personas con discapacidad para acceder al mercado de trabajo abierto, apuntan desde el CERMI.

https://cincodias.elpais.com/cincodias/2019/02/19/autonomos/1550616263_183052.html 

Joomla templates by a4joomla